• Utilidades de los neumáticos
  • Tipología de neumáticos
  • Partes de un neumático
  • Escultura de los neumáticos

  • Vida de un neumático
  • Lectura de un neumático

  • Suelo seco
  • Lluvia
  • Nieve
  • Hielo


  • Desgaste anormal
  • Desgaste en los costados
  • Desgaste en el centro
  • Desgaste en los hombros
  • Desgaste localizado



Neumáticos según climatología


Uno de los objetivos principales que debe cumplir un buen neumático es la adherencia con el asfalto. El neumático es el único punto de contacto que tenemos entre nosotros y la carretera, a través de él, pasa toda la fuerza y potencia de nuestro coche. No es admisible ningún fallo en un punto tan crucial.

A medida que nuestros neumáticos se desgastan con el paso del tiempo y uso, esta adherencia va disminuyendo, aumentando así los riesgos a una pérdida del control del vehículo y salida de la calzada.

Pero la adherencia no sólo depende del grado de desgaste del neumático. En GONCAR, te advertimos que la conducción en momentos de lluvia o nieve así como una velocidad excesiva, disminuyen nuestra adherencia al asfalto.

Un neumático que en condiciones de seco, tendría una adherencia "aceptable" cambia cuando se circula bajo la lluvia, llegándose a provocar el temible efecto aquaplanning.

¿Qué es el aquaplanning? Es cuando el neumático desgastado pierde la adherencia con el asfalto mojado, pasando a circular por unos instantes por encima del agua. Los dibujos del rodamiento no han cumplido su misión.

GONCAR recomienda no esperar nunca a tener el 1,6 mm, mínimo legal de dibujo, y cambiar el neumático cuando el desgaste esté entre los 2-2,5 mm.


Neumáticos bajo diferentes condiciones climatológicas [Ver Información]

>

Neumáticos bajo diferentes condiciones climatológicas


Los conductores no controlan el tiempo, GONCAR tampoco, pero sabemos lo que debemos hacer para que la conducción en condiciones adversas sea lo más segura y cómoda posible.


Suelo seco

Es el más óptimo para la circulación, la adherencia de los neumáticos lo agradece y  disminuye el riesgo de pérdida de control del vehículo. Sin embargo esta situación hace que el conductor se confíe y circule a una mayor velocidad haciendo que el riesgo vuelva aumentar. Prudencia y responsabilidad son básicas para no tener que padecer ningún susto..



Lluvia

Esta gran enemiga para la conducción es la responsable de miles de accidentes cada año en nuestro país. La lluvia provoca mala visibilidad, atascos y sobre todo pérdida de control sobre la superficie que puede desembocar en un peligroso aquaplanning. Si a esto le añadimos un neumático defectuoso o liso por deteriorio aumenta considerablemente las probabilidades de sufrir un accidente. 


Nieve

Durante la época invernal aparece el neumático para esta estación del año. Sus formas específicas, destinadas a evacuar el agua que pasa por debajo del mismo, permiten reducir el riesgo de sufrir aquaplanning, pérdida de adherencia de los neumáticos, normalmente por desgaste del dibujo del mismo. Este tipo de neumático se caracteriza por una mayor adherencia y una excelente motricidad, gracias a una mayor profundidad de su dibujo ya que le permite agarrarse mucho mejor en  zonas donde la nieve hace acto de presencia y adaptarse a temperaturas más agresivas permitiendo una mejor frenada. Neumáticos específicos con un compuesto distinto de la goma.


Hielo

Con hielo la adherencia del neumático es 0. En este sentido es importante ser muy precavidos ya que ante un terreno helado la conducción resulta muy peligrosa. En este sentido los neumáticos más eficaces son los de clavos, por disponer de un mayor agarre. Sirven para las zonas en las que la nieve y el hielo están presentes por largos periodos de tiempo pero no pueden usars en asfalto.   No obstante, en España no se permite la utilización de este tipo de neumáticos.


Comprobar legibilidad

En condiciones atmosféricas adversas GONCAR te recomienda que adaptes tus neumáticos a las diferentes situaciones y que lleves un juego de cadenas en el coche.